Skip links


¿Quién soy?

Cineasta, escritor, productor, guionista y otras cuantas monerías.
Echa un vistazo aquí si deseas conocer un poco más al autor de estas líneas.
Tras muchos años dedicado al cine y la televisión me embarco en lo que siempre anhelé; la Medicina.
No es un camino sencillo pero, ¿acaso algo que merezca la pena fue fácil alguna vez?
Óscar Parra

¿Por qué decidí estudiar Medicina?

Lo cierto es que es un deseo que atesoro desde que era niño. Tan niño que ni siquiera lo recuerdo con claridad. Tal vez tenga algo de «culpa» mi tía Fátima, que me regaló el hospital de Famobil (Playmobil en otros países). O quizás me influyera mi primer médico (entonces se llamaban «médicos de cabecera»), don Ricardo, que me inculcó el amor por la Medicina a base de humor y cariño.

«Sólo el médico y el dramaturgo gozan del raro privilegio de cobrar las desazones que nos dan».
Santiago Ramón y Cajal

Así pues, sin don Santiago lo dice, tiene que ser cierto. De dramaturgo ya ejercí, ¡atento mundo sanitario, que voy!

ÚLTIMOS PENSAMIENTOS

Esto es lo que anda cruzando mi mente últimamente. A veces profundas reflexiones . Otras, la simple melodía de mi día a día.

Quiero adelgazar, ¿qué tal me iría un poco de ayuno?

Sí, esta pregunta la mayor parte de la humanidad en Occidente, se la ha hecho en algún momento. Y aprovechando que acabo de terminar la parte de endocrino de fisiología, he pensado que, tal vez, os gustaría saber algo más sobre la idea del ayuno. ¿Qué es ayunar realmente? La palabra en sí viene del […]

¿Cómo enseñan a los médicos a dar malas noticias?

Este año estoy cursando una asignatura de nombre curioso: «Bases psicológicas de los estados de salud y enfermedad».  Y bajo él se esconde una de las asignaturas más necesarias de la carrera. El trato con el paciente, el día a día, la parte emocionante y emocional de la Medicina. Malas noticias. En la vida de […]

BOCADOS DE SABIDURÍA

Sin estudiar enferma el alma.
Séneca

Aquí también estoy

¿Te gusta lo que lees?

Si te entretienen mis aventuras, apúntate y te avisaré cuando escriba algo nuevo.
Te prometo que tu correo solo será utilizado para eso: escribo, te aviso y ya.
¡Besetes!

¡Te has suscrito satisfactoriamente!